Signos de un débil redactor de contenidos

Un redactor de contenidos débil provoca que pierdas lectores de tu blog. Si este es tu caso o alguno de los siguientes, este artículo sobre el marketing de contenidos te será de gran interés.

¿Tienes un blog pero tras 6 meses o un año ya no sabes qué escribir? ¿No tienes tiempo para revisar y darle la calidad necesaria a tus textos? ¿Crees que no eres bueno escribiendo porque nunca antes habías escrito? ¿O porque nunca has estudiado nada de esa rama? ¿No sabes si realmente eres un buen redactor de contenidos?

Descubre aquí los signos más evidentes de un mal redactor de contenidos

Un mal redactor de contenidos es aquel que no impacta, que no hace algo distinto. Alguien que no provoca ningún tipo de efecto, ni de interés, ni de emoción en el lector respecto a lo que acaba de leer. Cuando estás escribiendo un artículo para un blog debes de conseguir generar algún tipo de reacción. Incluso las negativas, refiriéndonos a crear polémica, también valen.

Si como redactor de contenidos quieres aspirar a ello, debes encontrar donde está tu debilidad.

Lo primero que debes saber es que el primer borrador que escribes acerca de un tema, va a tener mucho en común con los temas que ya hay publicados en internet. Ya sea porque has cogido ideas de aquí o de allá o porque tomas a tus competidores como modelo a seguir, aprendes como lo hacen ellos y tú haces algo similar.

redactor de contenidos

Principales debilidades de un mal redactor de contenidos

Uno. No tienes una estrategia definida. ¿Sabes por qué escribes? ¿Cuál es el propósito de crear tu contenido? Si sólo escribes por obligación o cuando estás inspirado, estarás siendo un mal redactor de contenidos para web. Así te aburrirás tanto tú, como tus lectores y es probable que acabes abandonando el blog porque creas que no sirve como estrategia.

Os daré un ejemplo, para que os hagáis una idea. ¿Por qué escribo yo? ¿Cuál es el propósito de mi blog? Muy sencillo, en primer lugar creo artículos, como este, para que mis lectores entiendan la importancia que representa tener un buen blog para captar clientes y que no es una tarea trivial. Con esto lo que busco es que empresarios y dueños y dueñas de negocios por internet me contraten como escritor de contenidos para su web.

En segundo lugar, también tengo el propósito de escribir contenido actual, original y de calidad que muestre mi experiencia, mis conocimientos y que estoy al día con las últimas estrategias de marketing directo. Con esto trato de conseguir dos cosas, aumentar la cantidad de lectores de mi blog y que aprendan cosas relevantes para sus negocios en el caso de que no me puedan o quieran contratar e impactar a mis clientes para que vean que pueden confiar en mí.

redactor de contenidos

¿Cuáles son las siguientes debilidades de un pésimo redactor de contenidos?

Ya que hemos visto que el editor y redactor del contenido de tu web ha de tener un plan de publicaciones, ahora bien, otro error que se comente es qué diablos quieres conseguir con cada post en particular. Hay muchos blogs en los que se escribe por escribir.

7 pasos hacia el éxito, 4 cosas que todo empresario hace para ser rico… Los artículos para blogs deben ser directos y prácticos. Menos paja y más chicha, como se suele decir. Si quieres describir algo, descríbelo. Si quieres explicar cómo funciona una aplicación y un plug-in no estés cuatro párrafos para decirme qué es o para qué es, si lo que me quieres explicar es cómo funciona, diseccióname cómo funciona.

Otro de los puntos flacos de un redactor de contenidos para webs es que muchos se obsesionan con el SEO, SEO y todo SEO. Tratan de centrarse en las palabras clave y sólo en ellas. Por eso, a lo mejor tenían pensado escribir un artículo que se titulara de una forma, pero al chequear en Google Adwords cómo posicionarlo mejor, cambian el título y se pierde la perspectiva del tema que se va a desarrollar.

Por este motivo destacamos la importancia de que el título y el contenido desarrollado en el post deben de ir completamente alineados. Desarrollar algo distinto en el cuerpo del artículo por el mero hecho de darle otro enfoque al título del artículo creará confusión en tus lectores. ¡No prometas lo que no ofreces! Es antiproductivo.

Para que no se alargue mucho este post y os vayáis, haremos una pausa y dejaremos las siguientes debilidades de un redactor de contenidos para otro día. ¡No os olvidéis de leerlas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *